Me voy o me van

inmigracion

Irse por gusto, irse obligado, irse por decisión propia, irse por decisión de otro… Son muchas las razones por las cuales alguien decide “irse” de su país, y en estas razones está la clave para ver un poco el futuro que le depara ese nuevo sitio que ha escogido, o que le ha escogido por razones de la vida.

Por cosas que no vienen al caso, he conocido de cerca casos de personas que han terminado “atrapados”  por sus propias decisiones de inmigración al ver que no tienen manera de renovar su pasaporte por ejemplo, pero cada caso es un mundo, y así como hay unos que deciden seguir adelante en su nueva vida, otros tantos siguen luchando con ese deseo de seguir avanzando en sus proyectos, donde un pasaporte que les permita movilidad es vital.

La inmigración por decisión propia puede ser un avance, un progreso, un paso adelante, una nueva vida, al fin y al cabo, al llegar a un nuevo país todos comenzamos desde cero, fuera de la zona de confort, dejando atrás lo conocido, los afectos, el país donde crecimos.

Pero cuando la decisión es “obligada”, tomada por otros que en algunos casos nada tienen que ver con nuestra vida personal, todo lo bueno que puede haber en una nueva vida se ve de otro color, porque a nadie le gusta que una decisión tan importante no dependa de sí mismo.

En todo caso, y desde mi humilde punto de vista, todo está en tomarse esas decisiones de la mejor manera y pensar que hay alguna razón, que seguramente no veamos en ese momento, para estar donde estamos, como estamos y con quienes estamos.

Con tanta gente que vas conociendo, inmigrante como tú, te das cuenta de varias cosas, la primera de ella es que este mundo es un pañuelo de pequeñito, realmente uno mínimo, de esos que tenían las damiselas de los cuentos en un bolsillo.

La segunda cosa innegable es que la solidaridad es algo que nace con cada uno y lo acompaña donde vaya, sin importar la nacionalidad, nadie esta tan solo como para no contar con una mano amiga.

Y la tercera, y que me pone más reflexiva, es pensar en que cada persona que vamos conociendo, cada hilo que vamos tejiendo de nuevos con viejos conocidos. Me genera una gran intriga saber por qué esa persona, ese lugar… quizá ninguno había planificado llegar hasta aquí, y aquí estamos como una gran familia que ha inmigrado a un nuevo país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s